Acusan a Kellyanne Conway de violar una ley federal

WASHINGTON – Kellyanne Conway, la consejera del presidente estadounidense, Donald Trump, fue acusada el martes por una agencia federal de violar la ley al hacer campaña en dos entrevistas televisivas a favor del candidato republicano al Senado en las elecciones especiales de Alabama de diciembre pasado, Roy Moore.

La Oficina del Fiscal Especial, una agencia federal independiente que vigila posibles infracciones legales en el Gobierno federal de Estados Unidos, acusó a Conway de violar la Ley Hatch, que prohíbe a los funcionarios del Gobierno utilizar su posición para influir en una elección.

Trump debe ahora decidir si considera apropiado imponer una “acción disciplinaria” a Conway, según indicó el fiscal que dirige esa oficina independiente, Henry Kerner, en una carta dirigida al presidente.

No obstante, la Casa Blanca aseguró no estar de acuerdo con que Conway haya violado la ley, lo que disminuye las perspectivas de una penalización para la asesora.

Getty Images

Según la oficina independiente, Conway violó esa ley de 1939, que prohíbe usar para fines partidistas un cargo del Gobierno federal, al promover la candidatura de Moore, un exjuez acusado de abuso sexual de menores, en dos entrevistas que concedió en diciembre pasado a las cadenas televisivas CNN y Fox News.

En esas entrevistas, Conway acusó al rival de Moore, el demócrata Doug Jones, que finalmente resultó ganador en los comicios, de ser “débil contra el crimen y en las fronteras” y de planear “subir los impuestos” a los estadounidenses.

“Las declaraciones de la señora Conway en las entrevistas mezclan de forma no permisible el trabajo oficial del Gobierno con opiniones políticas sobre candidatos en la elección especial al Senado de Estados Unidos por Alabama”, indica el informe de la Oficina del Fiscal Especial.

Un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, negó el martes que Conway violara la ley federal al asegurar que “no abogó ni a favor ni en contra de la elección de ningún candidato en particular”.

“Simplemente expresó la posición obvia del presidente de que le gustaría tener gente en la Cámara Baja y el Senado que apoyen sus prioridades”, aseguró Gidley en un comunicado enviado a Efe.

“Las declaraciones de Kellyanne muestran de hecho su intención y deseo de cumplir con la ley Hatch, porque en dos ocasiones rechazó responder la invitación específica del presentador de invitar a los ciudadanos de Alabama a votar por el republicano”, agregó.

Esta es la segunda vez que Conway es acusada de una violación ética: el año pasado recibió consejo legal después de hacer publicidad en televisión de la marca de ropa de Ivanka Trump, la hija mayor del mandatario, pero la Casa Blanca no tomó ninguna medida en su contra por el episodio.

Related posts