Abadía de Belmont: Historia y devoción

Por Yumara Chirino

Belmont, N.C. La Abadía de Belmont es un monasterio de la Orden Benedictina, que se guía por más de 1500 años bajo los preceptos y visión de San Benito. Cabe destacar que las abadías son monasterios integrados por monjes o canónigos que respetan la regla de una orden monástica (siendo las principales las órdenes de benedictinos, cistercienses y cartujos).
Sus edificios se conforman por una regla arquitectónica precisa que puede variar ligeramente en función de las diferentes órdenes. El edificio central de la abadía es su iglesia abacial, en torno a la cual se estructura el conjunto del monasterio. Cuenta con el claustro, por lo general contiguo. Las abadías son lugares de una intensa espiritualidad. Tienen una notable influencia, ya que son centros de reclutamiento para el episcopado y reservorios de misioneros. Cada Abadía benedictina es autónoma para su manutención.
Actualmente, los monjes de Belmont observan una regla centenaria, seguida en los monasterios en todo el mundo, a lo largo de la historia. Está situada en un campus de 700 acres en el área de Piedmont, en Carolina del Norte. Si bien está cerca de las comodidades de la vida urbana, ha conservado los beneficios de su ubicación algo retirada, lo que ayuda a protegerla de las distracciones de la vida cotidiana.
La vida cotidiana en Belmont Abbey está diseñada para dar tiempo a la oración (tanto en la comunidad como individualmente), el trabajo, la lectura espiritual, los intereses personales y las diversas dimensiones de la convivencia (comidas, relaciones fraternales, tareas domésticas, etc.). Dentro del monasterio hay una biblioteca, una sala de lectura (periódicos y revistas), un refectorio (comedor), enfermería (para el cuidado de los monjes que son mayores o enfermos), y otras instalaciones
El modelo de la vida benedictina es la familia. El Abad, que es elegido por los Monjes de Belmont, actúa como padre de la comunidad. Cada uno de los monjes lo ayuda en las tareas diarias de la casa. Por ejemplo, el Abad ha sido designado para el cargo de procurador para encargarse de asuntos financieros. Aunque las comidas son preparadas por un cocinero contratado, los monjes asisten en el cuidado del refectorio (comedor). Los sacristanes cuidan a la iglesia y se preparan para las liturgias. La mayoría de las tareas domésticas y otras acciones del día a día son manejadas por los monjes también.
Los monjes de Belmont provienen de varios estados en la costa este. Han realizado estudios de postgrado en Química, Teología, Filosofía, Historia, Meteorología, Derecho y Sistemas de Información de Bibliotecas. Antes de ingresar a la vida monástica, algunos de ellos tenían una carrera profesional en comercio, derecho, educación, venta minorista, y varios se desempeñaban de servicio en diversas ramas de las Fuerzas Armadas.
Basílica de María Auxiliadora
La Basílica Católica “María Auxiliadora de los Cristianos” o simplemente Antigua Catedral de Belmont (en inglés: Abbey of Mary Help of Christians) se ubica en el Condado de Gastonia, y forma parte de la Abadía de Belmont. Fue fundada en 1876 y es la casa matriz de la Abadía de San Leo en Tampa, Florida, así como de la Abadía María Madre en Richmond, Virginia. Los monjes también son los benefactores del Belmont Abbey College, una escuela de arte liberal católica de cuatro años.
De 1910 a 1977, Belmont fue una abadía territorial, ejerciendo algunas funciones de diócesis. La entonces Catedral de la abadía de Belmont fue construida entre 1892 y 1894, bajo un plano cruciforme grande, con ladrillos en el estilo del renacimiento gótico. Tiene un tejado empinado y la fachada delantera ofrece dos torres de tamaño desigual. El interior de la iglesia fue completamente renovado entre 1964 y1965. Ha sido incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1973. Fue elevada al rango de Basílica Menor el 27 de julio de 1998
Las 10 ventanas de vidrio originales de la Basílica fueron pintadas y fundidas con calor, lo que permite un mayor detalle de lo que era posible con mosaicos. Diseñadas y ejecutadas por el Royal Bavarian Establishment de Francis Mayer and Company (Munich, Alemania); formaban parte de una exhibición que ganó las medallas de oro en la Exposición Colombina de la Feria Mundial de 1892.
Gruta y Santuario de Nuestra Señora de Lourdes
En el año 1890, uno de los jóvenes monjes de la Abadía de Belmont contrajo Fiebre Tifoidea, estaba moribundo y los médicos no tenían la cura. Entonces, el Prior, Padre Félix Hintemeyer organizó una cadena de oración diaria por la salud del enfermo, con la intercesión de la Virgen María. La salud del Padre Meyer regresó, y en conmemoración de este milagro, al año siguiente se erigió la gruta de Lourdes. Destinada a fomentar las oraciones por las vocaciones, fue bendecida como un santuario de peregrinación.

Related posts