2018 cierra con incremento de arrestos por ICE en Las Carolinas

Redacción

Charlotte.-  La Oficina de Atlanta del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), cuya jurisdicción es Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur, realizó 15,189 arrestos de inmigrantes, unos 1,638 más que el año fiscal 2017.

La cifra total de 158.581 detenciones en el país, es la “más alta” registrada en los últimos dos años y es el número más alto desde 2014, cuando bajo el mandato del entonces presidente, Barack Obama, (2009-2017) se produjo una crisis migratoria después de la llegada a la frontera con México de miles de niños centroamericanos.

En 2017, ya bajo el Gobierno de Trump, el ICE hizo 143.470 detenciones, lo que supuso una subida del 30 % con respecto a los 110.104 arrestos del año fiscal anterior. Desde que llegó a la Casa Blanca en 2017, Trump ha aprobado mediante orden ejecutiva una serie de medidas que facilitan la deportación de inmigrantes indocumentados, incluidos aquellos que llevan décadas viviendo en el país, tienen hijos estadounidenses y han fundado negocios.

No obstante, la Administración de Trump indicó que ha dado prioridad a la deportación de los inmigrantes que tienen antecedentes penales. Obama también dio prioridad a ese tipo de expulsiones, pero el Ejecutivo de Trump ha adoptado una línea política más dura con declaraciones que ligan la inmigración con el crimen.

Por nacionalidades, la mayoría de los deportados por ICE eran mexicanos, un grupo de migrantes que solía ser el mayoritario entre los hispanos que residen irregularmente en el país y que, desde 2009, se está viendo sustituido por los nacionales de El Salvador, Honduras y Guatemala.

De hecho, tras los mexicanos, el grupo que más deportaciones sufrió fue el de Guatemala, seguido de los hondureños y salvadoreños . Para afrontar la llegada de migrantes centroamericanos, el nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y Trump han comenzado conversaciones para implementar un plan que ataje la inseguridad y el estancamiento económico del Triángulo Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala).

Related posts